Viernes 07 de Agosto de 2020

Transmisión en vivo
Play

Sin transmisión

Agenda del día
Sin Actividades Legislativas

TEMA
DEL DÍA

AL INSTANTE

Noticias

Principal / 

Alto riesgo de explosiones por tanques de gas en malas condiciones: Janet Hernández

Alto riesgo de explosiones por tanques de gas en malas condiciones: Janet Hernández

15 de Febrero de 2017

· Alerta Presidenta de Comisión de Protección Civil ALDF de la por miles de cilindros en pésimas condiciones

· Existen alrededor de 6 millones de cilindros en la CDMX, de los cuales el 40% está en situaciones deplorables

· Casi 7 mil asistencias de fuga de gas, flamazos y explosiones atendió el Cuerpo de Bomberos en 2016


La presidenta de la Comisión de Protección Civil en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), Janet Hernández Sotelo, alertó del alto riesgo que tiene la población capitalina por el uso de tanques de gas en malas condiciones, por lo que hizo un llamado a una pronta sustitución de los cilindros que ya superaron su vida útil, a fin de evitar poner en peligro la vida de las personas por fugas o explosiones.

De acuerdo a estudios, dijo, en la Ciudad de México existen alrededor de 6 millones de cilindros que se utilizan en la repartición del gas LP, de los cuales hasta un 40 por ciento se encuentra en pésimas condiciones, ya que han rebasado su vida útil de 10 años y maltratados durante la distribución y carga.

De acuerdo a un último reporte del cuerpo de Bomberos en la capital del país, se atendieron casi 7 mil asistencias por fuga de gas, flamazos y explosiones durante el 2016. Destacó que explosiones como la que ocurrió recientemente en Iztapalapa por acumulación de gas en el restaurante "Savor 201", ubicado en la colonia Escuadrón 201, ponen en riesgo la vida de personas.

Hechos recientes como la fuga de gas en una unidad habitacional de Iztapalapa o la de la explosión en otra unidad al norte de la ciudad, son advertencias para que las autoridades federales “pongan orden” en empresas distribuidoras de gas que deben sustituir los cilindros y las instalaciones por donde se distribuye el combustible doméstico, afirmó la asambleísta.

La diputada local señaló que desde la Asamblea Legislativa insistirá en la sustitución de estos tanques “viejos” e hizo un llamado a las secretarias de Energía y Hacienda para exigir que antes de querer aumentar los precios del gas sustituyan los cilindros en mal estado.

Hernández Sotelo dijo que en 2016, el Cuerpo de Bomberos atendió casi 7 mil asistencias de fuga, flamazos y explosiones que son reportadas por amas de casa que no saben qué hacer cuando se presenta una fuga.

“La población debe exigir a los distribuidores que les entreguen en buenas condiciones los tanques portátiles, revisar que no traigan abolladuras, fallas en la salida del combustible o corrosión, de lo contrario deben reclamar a la empresa que se los sustituya de inmediato”, alertó la asambleísta.

Por otra parte, la también legisladora del Partido de la Revolución Democrática (PRD) indicó que marzo, abril y julio fueron los meses donde más reportes de fuga de gas se atendieron. La media en 2016 en reportes de fugas ascendió a 560 casos.

Subrayó que ya existe un programa de sustitución de cilindros portátiles, pero que éste se debe intensificar sobre todo en cilindros cuyo uso intenso los lleva al deterioro en un corto tiempo.

Cabe destacar que el mercado del gas LP en el país llega a considerarse, de acuerdo con reportes empresariales, en 8 mil millones de dólares y su distribución en México se hace a través de cilindros portátiles, tanques estacionarios y en estaciones de gas para vehículos.

La legisladora explicó que la distribución de gas, ya sea natural o LP debe trabajar con los más altos estándares de prevención y seguridad para evitar accidentes lamentables que ya han ocurrido en la Ciudad de México. “Para no tener sucesos tan lamentables como los ocurridos en el Hospital Infantil de Cuajimalpa, en el Conjunto Habitacional Alianza Popular Revolucionaria o en la cafetería de avenida Félix Cuevas”, precisó.

Puntualizó que si bien no existe una cifra exacta de cuántos cilindros portátiles hay, se estima en alrededor de 24 millones de cilindros en todo el país y un buen porcentaje debe ser sustituido de inmediato, además de la necesidad de proporcionarles el mantenimiento preventivo, subrayó que la prevención salva vidas.