Martes 25 de Febrero de 2020

Transmisión en vivo
Play

Sin transmisión

Agenda del día
Sin Actividades Legislativas

TEMA
DEL DÍA

AL INSTANTE

Noticias

Principal / 

Aprueba la ALDF la Ley de Víctimas de la Ciudad de México para garantizar un modelo de atención integral



21 de Diciembre de 2017

Boletín # 216

- Se transitará de un modelo reactivo a un modelo preventivo transformador

- Los perjudicados recibirán trato digno, respeto a la privacidad y dignidad


Por unanimidad, el Pleno de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal aprobó la Ley de Víctimas de la Ciudad de México, mediante la cual hay un reconocimiento amplio de los derechos sustantivos de los perjudicados, se aplica un modelo de atención integral y se garantizan las previsiones presupuestarias para la aplicación de un modelo preventivo transformador.

Además, se busca trascender en la adopción de un mecanismo de trámite de casos individuales y se implemente una política amplia e integral que incida en la trasformación de las causas estructurales de la victimización, es decir, pasar de un modelo reactivo a un modelo preventivo transformador.

Elizabeth Mateos, presidenta de la Comisión de Atención a Grupos Vulnerables de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), presentó el dictamen elaborado en conjunto con la Comisión de Administración y Procuración de Justicia –a la iniciativa enviada por el Jefe de gobierno-. Indicó que el documento a discusión genera un amplio catálogo de los derechos de las víctimas, los cuales deberán favorecer el trato digno, sensibilidad, respeto a la privacidad y dignidad, evitando en todo momento la re-victimización.

“El derecho a la información se ha garantizado, también el efectivo acceso a la justicia, atendiendo necesidades específicas de las víctimas, como grado de alfabetización, limitaciones visuales, auditivas o cualquier otra que requiera de traductores o interpretes”, dijo.

En el dictamen aprobado también se procura que la víctima goce en todo momento de asistencia psicosocial adecuada, así como seguridad y dignidad, con la finalidad de no ser objeto de nuevas agresiones. “Por ello habrá confidencialidad y secrecía en los procedimientos en los que interviene la víctima”.