Miércoles 22 de Enero de 2020

Transmisión en vivo
Play

Sin transmisión

Agenda del día
Sin Actividades Legislativas

TEMA
DEL DÍA

AL INSTANTE

Noticias

Principal / 

LA LÍNEA 12 TUVO IRREGULARIDADES EN EL PROYECTO EJECUTIVO Y EN LA ADJUDICACIÓN DEL CONTRATO



16 de Abril de 2015

Boletín # 092

• Fue presentado el Informe Final de la comisión investigadora que preside el diputado Jorge Gaviño Ambriz, ante el Pleno de la ALDF

• Debió contratarse a precio unitario y no a precio alzado, sostiene el documento


El diputado Jorge Gaviño Ambriz, presidente de la Comisión Especial de Investigación de la Línea 12 del Metro, presentó ante el Pleno de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) el informe final de las razones que originaron la suspensión temporal del servicio en once estaciones de la denominada Línea Dorada del Sistema de Transporte Colectivo Metro, y resolvió que la obra tuvo diversas irregularidades tanto en su contratación como en el desarrollo de la misma.

Especificó que la Línea 12 debió contratarse mediante el modelo de precio unitario, y no a precio alzado, como se adjudicó, pues ello hubiera evitado el sobrecosto de la misma.

Precisó que pese a que se trató de una obra contratada a precio alzado, se celebraron convenios modificatorios en tiempo y costo, lo que alargó el tiempo de construcción de la obra en 38.5 por ciento, es decir 492 días más de lo convenido originalmente.

El documento, de más 300 mil fojas, presentado este jueves por el legislador de Nueva Alianza, señala también que la obra en cuestión careció de un proyecto ejecutivo integral, por lo que tuvieron que modificarse en el curso de la misma, tanto el trazo como el sistema constructivo.

En relación con el trazo, señaló que en el proyecto de ingeniería básica se diseñó la línea con 23 estaciones y no se contemplaban tramos elevados, y finalmente en el contrato firmado quedaron estipulados 21 estaciones (12 subterráneas) y 9 tramos elevados. Finalmente, en el primer convenio modificatorio quedó la línea como está actualmente en operación parcial: 20 estaciones (9 en superficie y 2 subterráneas) y nueve tramos elevados.

Gaviño Ambriz indicó que tratándose de obras de infraestructura de gran magnitud se debe tener un proyecto ejecutivo aprobado, a fin de evitar variaciones considerables en la calidad y alcance de la obra, como fue el caso de la Línea 12 del Metro.

El informe de la comisión investigadora señala, además, que hubo falta de planeación, programación y presupuestación de parte del Proyecto Metro DF, ya que no se llevaron a cabo las investigaciones, cálculos y proyectos de campo que permitieran considerar con antelación las interferencias o condiciones externas que afectarían el trazo de la línea.

Afirma igualmente que hubo falta de coordinación entre la gerencia del proyecto, las empresas constructores y los fabricantes de los trenes. Existieron vacíos e indefiniciones y no se supervisó la construcción del material rodante.

El diputado Jorge Gaviño informó que la comisión a su cargo pudo acreditar que al inaugurarse la línea, tenía más de 5 mil faltantes y detalles pendientes de obra, por lo que tuvo que celebrarse una entrega-recepción provisional y que una hora antes de la inauguración se estaba recibiendo la certificación.

En relación al contrato PPS de arrendamiento de los trenes, el reporte indica que fue un error suscribirlo en dólares, a una cobertura cambiaria de 16.75, sin licitación y que se detectaron pagos anticipados al prestador del servicio para que adquiriera los trenes y luego se los rentara a la ciudad, “lo cual es, por lo menos, una irregularidad administrativa”, dijo el diputado.

Por su parte, diputados de las fracciones parlamentarias Movimiento Ciudadano, PAN, PRI y PRD, todos ellos integrantes de la comisión investigadora, subieron a la tribuna a comentar el informe que presentó la Comisión Investigadora de la Línea 12 del Metro, a más de un año de que iniciaran las indagatorias sobre las causas que provocaron el cierre parcial, en marzo de 2014.

Cuauhtémoc Velasco Oliva, de Movimiento Ciudadano, externó que el informe presentado omite la responsabilidad en el mantenimiento y operación de la Línea 12 del Metro y que no se puede acreditar que el cierre se haya hecho con rigurosidad y apegado a un dictamen o estudio serio, por el contrario, agregó, se ha demostrado que “el asunto del desgaste ondulatorio era perfectamente manejable y que no era necesario cerrar parcialmente la línea”.

Héctor Saúl Téllez, del PAN, respaldó el documento presentado y afirmó: “Cuando se hablaba de la Línea Dorada, cuando se habla de la línea que daría el bienestar, comodidad y calidad de vida a la zona oriente de esta ciudad, se vio vulnerada porque lo que hoy hemos encontrado en este informe final, con un trabajo muy respetuoso, un trabajo profesional, un trabajo que derivó en más de 32 reuniones, un trabajo que llevó más de 109 horas de trabajo, creo que ha culminado en muchas aseveraciones, en muchos puntos que Acción Nacional comparte plenamente”.

En su oportunidad, el diputado Adrián Michel Espino, del PRD, consideró incompleto e impreciso el informe presentado, ya que se enfoca en las observaciones administrativas, que ya fueron solventadas prácticamente al 100 por ciento y, por el contrario, deja fuera aspectos tan importantes como el deficiente o nulo mantenimiento que tuvo la Línea 12 por espacio de casi seis meses. Eso, y no los temas administrativos, aunado a una incorrecta operación, fue lo que provocó las fallas y el posterior cierre parcial de la línea.

En su turno, Fernando Espino Arévalo, del PRI, indicó que evidentemente la principal falla en este proyecto fue la falta de coordinación entre las empresas constructoras de la Línea 12 y la empresa que suministró los trenes para la misma, cada quien se fue por su lado, cada quien hizo lo que quiso, los constructores, sin proyecto ejecutivo, sin consultar a los que saben, se fueron por la libre y modificaron el trazo de la misma no una vez, sino en varias ocasiones.