Miércoles 26 de Febrero de 2020

Transmisión en vivo
Play

Sin transmisión

Agenda del día
Sin Actividades Legislativas

TEMA
DEL DÍA

AL INSTANTE

Noticias

Principal / 

SOLICITARÁ ALDF QUE NUEVO CÓDIGO DE PROCEDIMIENTOS PENALES SEA CONSIDERADO PARA MODELO NACIONAL



04 de Julio de 2013

Boletín # 424

• Con este nuevo Código la ALDF se mantiene a la vanguardia en impartición de justicia en el país

Al afirmar que el Distrito Federal se volverá a colocar a la vanguardia en los temas jurídicos al aprobar el Código de Procedimientos Penales para el Distrito Federal, el próximo 15 de julio en un periodo extraordinario de sesiones, el presidente de la Comisión de Gobierno, Manuel Granados Covarrubias, anunció que solicitarán a la Conferencia Permanente de Congresos Locales (Copecol) que considere los documentos normativos de la ALDF para la construcción del nuevo modelo nacional en la materia.

Durante la conclusión de los trabajos del Foro de Análisis y Discusión del Nuevo Código de Procedimientos Penales para el Distrito Federal, Granados Covarrubias, enfatizó que hoy se inicia una nueva etapa en la procuración e impartición de justicia penal para la capital del país. “Tengo la certeza de que ejercicios intelectuales de esta naturaleza benefician a las y los ciudadanos y consolidan la legitimidad de las instituciones de la capital del país”, agregó.

En el Museo de la Ciudad de México, el presidente de la Comisión de Administración y Procuración de Justicia de la ALDF, Antonio Padierna Luna, señaló que la reforma constitucional al sistema de administración de justicia brinda hoy una nueva oportunidad de contar con sistemas judiciales transparentes y más ágiles, apegados a los derechos fundamentales. La transformación jurisdiccional que se propone permitirá superar las estructuras administrativas de un sistema de justicia deficiente, que tiene leyes alejadas a la realidad social, funcionarios mal remunerados, incertidumbre, sobrepoblación carcelaria y una oferta de justicia al mejor postor, entre otros aspectos.

Ahora, aseguró, con esta reforma se deberán cambiar los sistemas de justicia, con la renovación de un método oral sustituyendo al sistema tradicional de enjuiciamiento penal, con un proceso de garantías, democrático, eficaz y civilizado en todas sus fases del proceso acusatorio, que proteja los derechos del incriminado, pero ante todo que las víctimas defendidas sean lo primordial del sistema.

“Se trata de que los ciudadanos perciban los beneficios de este nuevo sistema de justicia, de una sociedad civilizada. Por ello los estados deberán sumarse a este proceso de transformación, de un sistema fincado en los derechos humanos, que dé mayor seguridad de ser escuchados y protegidos, inicialmente de forma inocentes, y con sanciones sólo para quien la merece y con pruebas reales”, subrayó.

Al hacer uso de la palabra, el diputado Manuel Alejandro Gómez Robles, reconoció la relevancia y la definición que le ha dado el jefe de gobierno al nuevo Código, para combatir el espasmo en materia de justicia que vive la ciudad, “es el momento, es la oportunidad de ser nuevamente vanguardia, como lo hemos sido en todos los ámbitos, en todos los órdenes, ésta es la capital de los derechos, de las libertades, no la de las oportunidades o las cruzadas”, sostuvo.

Insistió que este nueva normatividad será la referencia indispensable en la formación del código de la federación. “Una de las virtudes de este Código es que la prisión no puede ser una condición sine qua non de los procesos, la realidad que vive el país con un legado de justicia autoritario, debemos superarlo, su columna vertebral es de derechos humanos, con ello, en la ciudad refrendamos nuestra vocación democrática, recuperando para el inculpado la presunción de inocencia”, añadió.

En su participación, el procurador general de Justicia del Distrito Federal, Rodolfo Ríos Garza, indicó que el nuevo código habrá de distinguirse por ser un instrumento en el cual las garantías del debido proceso serán tuteladas en lo sucesivo por los jueces y tribunales de control, de juicio oral y de ejecución de sanciones además que durante el proceso prevalecerá el mandato constitucional de presunción de inocencia y habrá de fortalecerse el principio de reinserción social.

De igual forma, comentó, se garantizarán las previsiones necesarias para la representación de personas que hablen un idioma o dialecto distinto al español, se establecerá un trato singular para niñas, niños y adolescentes, así como personas integrantes de comunidades indígenas y personas con discapacidad.

Por su parte, el titular de la Secretaría de Seguridad Pública capitalina, Jesús Rodríguez Almeida, destacó parte fundamental de este nuevo sistema es la función de la policía, la cual continúa siendo preponderante, porque ahora la investigación de los delitos corresponde tanto al Ministerio Público como la policía. Para cumplir con estas atribuciones, informó que continuará con la capacitación a más de 80 mil elementos que actualmente están en servicio, de los cuales en lo que va de este año se han preparado a aproximadamente 19 mil elementos en materia de preservación de los hechos y cadena de custodia.

Manifestó que un aspecto relevante de esta iniciativa tiene que ver con el uso de las tecnologías aplicadas a la materia de seguridad pública, en donde a través de las cámaras de video vigilancia del gobierno del DF permiten el desarrollo de la función policial, como coadyuvante en la prevención y en la investigación de un hecho probablemente delictivo.

El presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, Luis Armando Placencia, señaló que hoy existe la oportunidad de que este nuevo Código sea el mejor, que pueda abrevar las experiencias de 10 años en toda Latinoamerica, y cinco años de todos los estados del país. Se trata, dijo, de garantizar que el sistema penal pueda ser leído y llevado adelante con la perspectiva de que el debido proceso sea la piedra angular.

En tanto el presidente del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, Edgar Elías Azar, aseveró que la oralidad es un avance fundamental de un sistema de justicia moderno, confiable, pero para llegar a la verdadera oralidad judicial y no la simulación, se deben vencer los obstáculos que son derrotables. La oralidad implica formación de nuevos personajes totalmente formados enterados en la argumentación y en el razonamiento lógico, y que no caigan en sofismas ni falacias. Advirtió que se debe cambiar el sistema de justicia o lo cambiarán por la fuerza las fuerzas sociales. Por ello señaló que en la Ciudad de México, debe aportar mucho al cambio en todos los ámbitos de la vida nacional,

--o0o--